Connect with us

El Zancudo

EL ZANCUDO | DÍAS DE TRAGEDIA

Published

on

De vez en vez la ciudad es sacudida por la tragedia. No las inevitables o azarosas, que suelen confundirse entre la casualidad y el destino; el momento inoportuno y el lugar equivocado, pero enlutan los hogares y causan el mismo dolor que las otras, las predecibles, las que así, como al desgano se van acumulando en agravios, líos, gritos y empujones; amenazas alimentadas en rencores que nadie ve, o que todos fingimos no ver.

Esas que nos estallan en la cara para recordarnos el abandono, la soledad, la angustia, la depresión, los estados alterados de conciencia que son a la vez causa y efecto de una realidad que de vez en vez nos toma de las solapas y nos zarandea para abrirnos los ojos y los oídos a los gritos de auxilio que se ahogan entre el ruido de las propias cotidianidades, el desdén por el entorno, la normalización del desprecio por las otredades.

O peor aún: la falsa romantización de una sociedad que ya no existe sino en los recuerdos sepia de un pasado bucólico en aquel pueblito sencillo de agendas compartidas, autogestión de conflictos menores y respeto a la autoridad y a la vida como regla, no como excepción.

¿Qué tuvo que pasar para que un hombre asesinara a balazos a sus tres hijos y luego se disparara acabando con su propia vida, sumiendo en el oscuro y pesado drama a su pareja, la madre de los menores?

Es difícil precisarlo, pero esto que ocurrió ayer en Hermosillo es algo más que un llamado de alerta: es una sonora bofetada a lo que estamos construyendo desde una sociedad disfuncional y poco solidaria, y un gobierno al que no le alcanzan sus políticas públicas para cubrir esos frentes donde cotidianamente se libran batallas personales, familiares que de vez en vez, derivan en tragedias tan dolorosas como esta.

No es en la añoranza por aquel pasado apacible donde hay que buscar soluciones, sino en el presente despiadado y caótico, en su reconocimiento como tal para reflexionar sobre lo que estamos haciendo en lo individual y en lo social para que estas historias no se repitan.

II

La otra desgracia de Hermosillo está en su propia paradoja. Enclavada en medio del desierto, la ciudad y sus habitantes pasan los días y los meses clamando al cielo por agua, y cuando esta llega lo desquicia todo.

Hace apenas un par de semanas, las autoridades del ramo anticiparon que de continuar la sequía, Hermosillo tendría abasto solo para los siguientes 25 días. Se anunció incluso un bombardeo de nubes con yoduro de plata para provocar las lluvias.

El sábado anterior un torrencial aguacero azotó la ciudad, inundó colonias y anegó sus calles; los arroyos bramaron, bardas y árboles fueron derribados. Dos personas murieron, un hombre ahogado dentro de su auto al intentar cruzar el paso a desnivel del bulevar Encinas y una mujer que sufrió una descarga eléctrica en su casa.

El saldo fue trágico pero no quedó ahí. En los días subsecuentes hemos visto de nuevo las calles destrozadas y llenas de baches que son ya parte del paisaje citadino y un verdadero dolor de cabeza para los automovilistas.

La lluvia se volvió a llevar el pavimento cosmético con el que suelen recubrirse las calles, siempre diciendo que esta vez los materiales sí son de calidad y que las obras tendrán larga duración. Y hoy, como ayer, los resultados están a la vista.

Lo peor es que estas escenas se repetirán hasta la náusea cada vez que llueva, por la sencilla razón de que la infraestructura urbana de la capital, incluso su planeación del crecimiento no están diseñados para soportar precipitaciones ordinarias, mucho menos otras que, como la del sábado, alcanzó niveles no registrados desde hace 36 años.

Repartir culpas es lo más sencillo. Acusar a ésta o anteriores administraciones puede resultar catártico, pero completamente inútil para resolver un problema que no se atendió ni siquiera cuando había recursos millonarios para obra pública, mucho menos ahora que el presupuesto tiene otras prioridades, básicamente la dispersión de miles de millones de pesos en programas sociales.

La actual administración municipal celebró ruidosamente haber conseguido 500 millones de pesos para pavimentación el año pasado; un anuncio hecho por el mismo presidente de la República un año antes, cuando también anunció un monto igual para Cajeme.

Finalmente a Hermosillo le llegaron poco más de 250 millones de pesos y a Cajeme nada. Con esos recursos poco se pudo hacer. Algunos cruceros se reconstruyeron con concreto hidráulico, se pavimentaron algunas calles y se emprendió un intenso programa de bacheo.

Pero todo eso es insuficiente para una ciudad a la que le urge el drenaje pluvial y la pavimentación con concreto hidráulico, lo que a su vez requiere no cientos, sino miles de millones de pesos que no se ve de dónde puedan salir.

Entre octubre y noviembre próximos estaremos asistiendo a la reedición de un debate en la cámara federal de diputados, a propósito del presupuesto para el año siguiente y lo más probable es que, como en los dos años anteriores, nuestros legisladores y legisladoras federales no modifiquen sustancialmente la propuesta presidencial, que de nuevo tendrá como prioridades sus proyectos estratégicos en el sureste y en el centro del país, así como los programas de Bienestar.

Con los años, la historia dirá si esto fue correcto o no, pero por lo pronto, los electores ya lo hicieron y consideraron que esos criterios de política presupuestal son los mejores y por ellos votaron.

Los nuevos alcaldes y el gobernador electo tendrán que echar mano de mucha creatividad y capacidad de gestión para al menos detener el deterioro de las ciudades, ya no digamos para proyectarlas rumbo a la modernidad, la funcionalidad y la seguridad.

Dentro de un año estaremos volviendo sobre este tema.

Continue Reading

El Zancudo

EL ZANCUDO | SOBRE AVISO (A VECES) NO HAY ENGAÑO

Published

on

Por: Arturo Soto Munguía.

Esta no me la platicaron porque yo estuve ahí reporteando la nota. Fue en un lujoso hotel de San Carlos y era el mes de noviembre de 2010.

Recién había cumplido un año de haber sido electo gobernador del estado, cuando Guillermo Padrés reunió a su gabinete legal y ampliado y a un pequeño ejército cercano a los 400 funcionarios y funcionarias que llegaron en 2009 a inaugurar la alternancia en Sonora, después de ininiterrumpidos gobiernos del PRI.

En ese momento hasta yo pensé que el gobernador hablaba en serio. Apelando a lo mejor de la doctrina panista sobre moral, ética, honestidad, bien común y demás, les dio a los allí presentes la regañada de su vida.

No era para menos. Apenas tenían un año de haber ganado las elecciones y ya eran legión los que, habiendo llegado con una mano atrás y otra adelante, con un piojo tridimensional encima y no traían ni tabaco en sus bolsillos, se convirtieron pronto en la comidilla de toda sobremesa, especialmente en la muy perspicaz y comunicativa sociedad hermosillense.

Y es que era muy evidente lo que ocurría. En menos de un año, muchos de los nuevos funcionarios sufrieron la metamorfosis de lo que suele conocerse como ‘Las 4 C’: cambiaron de Casa, Carro, Comida y hasta de Cul… tura.

En una pantalla gigante, el gobernador Padrés proyectó unas imágenes de la telenovela que en ese entonces encabezaba los ratings de Televisa, un churro titulado ‘El Premio Mayor’, cuyo personaje central era un pobre diablo que le pegó al ‘gordo’ de la lotería nacional y súbitamente comenzó a darse vida de millonario, aunque lo guarro jamás pudo quitárselo.

Con ese personaje, Guillermo Padrés comparó “a más de cincuenta que estoy viendo” –dijo– y así diciendo los llamó a la cordura, a la humildad, a evitar el canibalismo y la soberbia y a privilegiar el proyecto del llamado Nuevo Sonora antes que el interés personal.

Fue más allá: les advirtió que no se sorprendieran si se quedaban sin chamba por ese tipo de conductas, ya que no quería pasar por la vergüenza de regresarle el poder a los priistas por culpa de los malos funcionarios panistas; que no quería ser recordado como un gobernador de debut y despedida, les subrayó.

La historia suele ser, sin embargo, despiadada, y más si le ayudas un poco.

Porque la arenga de Guillermo Padrés en aquel entonces y ya vista en retrospectiva, se asemejaba mucho a la fábula genial de Samaniego, aquella en la que el cangrejo más anciano convocó a una reunión urgente para decretar que, en adelante, las mamás cangrejos habrían de enseñar a las nuevas generaciones a caminar para adelante.

“Lo diré sin rodeos. Debemos dejar de caminar para atrás. Todos nos usan como ejemplo negativo y hablan de nosotros como si fuéramos unos retrógrados”, dice la fábula.

“Para nosotros hay poca esperanza, pues ya es muy difícil cambiar, pero la nueva generación será más fácil”, dijo el cangrejo anciano.

Y así lo hicieron las mamás cangrejo, intentando de mil formas enseñar a sus cangrejitos a no caminar más para atrás.

“Un día sucedió algo curioso: uno de los cangrejitos se dio cuenta de que sus mamás les enseñaban a caminar para adelante pero ellas mismas y los demás cangrejos mayores continuaban caminando para atrás, y muy rápido”.

El consejo del cangrejo anciano quedó en la nada y la moraleja de la fábula es que “no se puede pedir a los demás que hagan lo que nosotros no hacemos”.

Cualquier semejanza con el padrecismo es, más que una coincidencia, un oscuro pasaje de esa historia en la que el mismísimo gobernador y varios de sus principales funcionarios fueron encarcelados por corruptos.

El pasaje de aquel lujoso hotel en San Carlos y la fábula de Samaniego vinieron a la memoria porque ayer, el gobernador electo Alfonso Durazo Montaño, con mucha mayor previsión que Padrés, lanzó severas advertencias a sus eventuales colaboradores y a quienes le acompañaron en la batalla electoral.

En un discurso muy similar al de Guillermo Padrés, Durazo advirtió en un evento con morenistas de Cajeme, pero con destino a los de todo el estado, lo siguiente:

“No quiero luego decir que no lo dije. Ofrecimos gobiernos humildes; ofrecimos en campaña que trabajaríamos para la gente y yo espero que nadie que se incorpore al gobierno en alguno de sus niveles envanezcan en el camino; espero que nadie que llegue honesto se vuelva corrupto; que nadie que llegó sencillo y humilde se vuelva arrogante, que se suba a un ladrillo, porque a ese lo vamos a empujar y a bajarlo a empujones”, dijo.

Y Agregó: “tenemos que gobernar apegados a los principios de la 4T. No debemos de permitir una sola rata en el gobierno; yo no voy a permitir una sola rata en mi gobierno, y si se nos cuela alguno, va pa’ fuera”, advirtió, tajante.

No pretendo con esto, Dios me libre (y nos libre), establecer alguna similitud entre Guillermo Padrés y Alfonso Durazo que vaya más allá de la curiosa coincidencia en el discurso anticorrupción y el llamado a conducirse bajo los preceptos de honestidad que, en el caso del primero ya vimos a donde fueron a parar.

Lo que sí resulta claro es que si el gobernador electo está advirtiendo desde ahora que les va a hacer manicure con hachuela a los que lleguen con intenciones aviesas, es que quizás ya las haya detectado. Y si no lo ha hecho, pues sobre aviso no hay engaño.

Porque si otra cosa queda clara, es que muchos de aquellos 400 que estuvieron en el lujoso hotel de San Carlos en 2010, con el correr de los años se fueron acercando a Morena y no son pocos los que han escalado posiciones legislativas y de gobierno, en cualquier nivel, en el proyecto de López Obrador.

Otros tantos de aquellos -incluso varios que pisaron la cárcel-, sin figurar mucho trabajaron en los últimos años para el proyecto de la cuarta transformación y están que se relamen los bigotes para regresar por lo que dejaron.

¿Nombres?

La memoriosa lectora, el grillísimo lector los tienen más ubicados que quien esto escribe, así que pueden ayudar a confeccionar una lista muy completa, citándolos al pie de esta columna y confirmando si es que ya aprendieron a caminar para adelante, o siguen, como los cangrejos de Samaniego, caminando siempre para atrás.

Yo por mi parte, solo cumplo con refrescar la memoria, confiando en que Durazo no es Padrés (que por cierto no empujó a nadie del ladrillo en sus seis años de gobierno), y que hará buenos los pronósticos y la metafórica advertencia del mismísimo presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, autor de esa frase sobre el manicure con hachuela.

Que así sea.

II

Y a propósito de políticas anticorrupción, vayan desde aquí los mejores deseos para que nuestro amigo Odracir Espinoza se recupere pronto, ya que pasó a ser parte de la estadística de infectados con el maldito coronavirus.

El fiscal anticorrupción se encuentra en estos momentos evaluando una oferta de trabajo que trasciende no solo las fronteras de Sonora, sino de México, y en cuanto podamos conversar con él les daremos más detalles.

Odracir termina el periodo para el que fue electo por el Congreso del Estado el próximo 12 de septiembre y tiene posibilidades de ser ratificado en el cargo, ya que esa facultad recae en la Fiscal General del estado, Claudia Indira Contreras. Es el mismo caso para el fiscal de delitos electorales, Daniel Núñez, que si bien fueron electos por el Congreso, a raíz de reformas legales posteriores, ahora ya ni siquiera interviene el Poder Ejecutivo, sino que es la Fiscal estatal quien decide si continúan o no.

Luego les pasamos más datos.

Continue Reading

El Zancudo

EL ZANCUDO | TEMERARIO REGRESO A CLASES

Published

on

Por: Arturo Soto Munguía

Pues ya dijo el señor presidente que no hay nada que impida el regreso a clases presenciales para finales de agosto, de acuerdo al calendario escolar; que el ‘pequeño rebrote’ de coronavirus no será ese impedimento y que todo mundo debe ponerse a trabajar desde ya, para preparar los planteles y establecer protocolos que eviten los contagios.

El anuncio, desde luego generó polémica, pues aunque nadie niega que a los educandos y a los padres y madres de familia les urge regresar a una normalidad que, aun sin ser la misma de antes de la pandemia, libere un poco sus agendas cotidianas, que durante más de un año han provocado un variopinto espectro de problemas sicológicos, estrés, ansiedad y no pocos conflictos que han llegado al extremo de la violencia intrafamiliar.

La planta docente también requiere volver a las aulas y la interacción personal, que nunca podrá ser sustituida por la educación a distancia. Los niveles de aprovechamiento han caído, en algunos casos dramáticamente y eso está relacionado fundamentalmente con las posibilidades de acceso a internet de millones de niños y niñas mexicanas, sobre todo en las áreas rurales y las zonas marginadas en las ciudades.

El regreso a clases presenciales tiene en esas urgencias, al mismo tiempo, los principales riesgos, porque la socialización en las aulas y los patios de recreo entraña necesariamente un incremento en las probabilidades de contagio, con una pandemia que nunca fue ‘domada’ y hoy se reconoce oficialmente la presencia de una tercera ola, con nuevas cepas del virus que, aseguran, son más peligrosas que la causante de millones de muertes en el mundo.

Frente a una decisión ya tomada -y vaya que el presidente, cuando se obstina en algo difícilmente algo o alguien lo hace desistir-, lo único que resta es extremar las precauciones, equipar y sanitizar las escuelas, replantearse horarios, grupos, distintas medidas para niños, adolescentes y adultos, y combinaciones presenciales-virtuales, entre otras previsiones.

La UNICEF recomienda observar los siguientes principios: de seguridad, para las escuelas y centros de cuidado, según los riesgos y el escenario epidemiológico; de equidad, para facilitar el regreso de los niños, niñas y adolescentes en condiciones de mayor vulnerabilidad; de aprendizaje y bienestar, considerando necesidades educativas y de revinculación; de fortalecimiento de las escuelas, con el acompañamiento a docentes y cuidadores; y de flexibilidad, potenciando diversas modalidades que alternen entre la educación presencial y a distancia, con los recursos necesarios.

Padres de familia, estudiantes, maestros, directivos escolares y autoridades educativas tienen enfrente un reto de proporciones mayúsculas, para siquiera acercarse al cumplimiento cabal de estas recomendaciones.

Estamos a 45 días de que comience este nuevo episodio de la pandemia. Ojalá sea para bien.

II

Y como la vida no se detiene, la gobernadora Claudia Pavlovich completó hace un par de días su gira número 500 por los municipios del estado (va por su sexta vuelta a cada uno de ellos y a varios ha visitado en más de una ocasión), a donde ha acudido llevando los distintos programas y acciones de su gobierno.

Ayer estuvo en Cajeme y conviene subrayar esta visita porque son pocas las buenas noticias que llegan de aquel municipio y ésta es una de ellas. La gobernadora recorrió las instalaciones de la empresa Younger Optic Pitam que actualmente genera 400 empleos en Ciudad Obregón y tiene planes de ampliar su planta para duplicar el número de fuentes de trabajo.

Esta empresa se especializa en la producción de micas para lentes (por prescripción y polarizado) y cuenta con otra nave en Empalme que en conjunto generan más de dos mil 200 fuentes de trabajo y en los próximos años aumentará su planta laboral.

Esto tiene su mérito, pues particularmente en el último año ha sido bastante complicado reactivar la economía en todo el país, como consecuencia de la pandemia de la Covid19, pero hay que hacer notar el trabajo desempeñado por el secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada, inamovible funcionario que fue pieza clave para la atracción de inversiones extranjeras a Sonora, y para la ampliación de otras empresas ya instaladas, sobre todo del ramo aeroespacial.

De hecho, Sonora encabeza la lista de estados fronterizos donde la inversión no ha dejado de fluir pese a la pandemia.

En esa misma gira, la gobernadora entregó 16 proyectos productivos del programa Soy Pilar, de la Sedesson, para mujeres jefas de familia, así como un camión escolar para la Secundaria Técnica 75.

Otro que no le ha bajado el ritmo a su agenda es el gobernador electo, Alfonso Durazo Montaño, que ayer participó junto a 16 gobernadores -electos y en funciones-, con el presidente de la República e integrantes del gabinete de seguridad, para tratar precisamente ese tema del que ayer hicimos mención en esta columna como una de las asignaturas pendientes del gobierno federal.

Por lo pronto se acordó concentrar esfuerzos en 50 municipios del país que hoy representan la estadística más grave en delitos como el homicidio doloso, y aunque no se dio a conocer la lista de esos focos rojos, con toda seguridad Sonora aportaría fácilmente tres de ellos, con Cajeme encabezando la lista.

En otros temas, sostuvo encuentros con funcionarios del gobierno federal a quienes les expuso diversos proyectos de infraestructura para Obregón, Guaymas y Nogales.

Y ya para cerrar esta columna, avísole a la deshidratada lectora, el acalorado lector habitantes del sector sur de Hermosillo, que cojan temprano agua, porque todo el sábado se quedarán sin suministro debido a obras de reparación que realizará Agua de Hermosillo en un tramo del acueducto Independencia que resultó dañado por la empresa Gas Natural del Noroeste al llevar a cabo trabajos de excavación.

Todas las colonias ubicadas del bulevar Paseo Río Sonora hacia el sur se quedarán sin agua a partir del sábado a las 11:00 horas, hasta la tarde noche del domingo. Así que ya saben, tomen sus providencias porque con estos calores hay que remojarle la paja al cooler con mayor frecuencia.

Continue Reading

El Zancudo

EL ZANCUDO | LAS PRIORIDADES

Published

on

EL ZANCUDO | Por: Arturo Soto Munguía.
Salud y seguridad pública son temas que están rebasando la capacidad de respuesta del Estado mexicano. La tercera ola de coronavirus ya está encima y desde Chiapas hasta Sonora las armas de los criminales han dejado un reguero de muertos que se cuenta por decenas de miles.

La agenda de Palacio Nacional, sin embargo parece ser otra: la reestructuración de su partido, el reacomodo de tribus, señaladamente en Ciudad de México, el gran circo del tapado y las corcholatas que alienta una sucesión muy anticipada y la no menos circense consulta popular para preguntar a los mexicanos lo siguiente:

¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?

Cualquier cosa que esto signifique, el gobierno y su partido lo han simplificado de tal manera que todo queda en solicitar un ‘sí’ o un ‘no’ al enjuiciamiento de los presidentes en funciones durante el periodo neoliberal que, según los estudiosos del tema comienza con Miguel de la Madrid Hurtado, pero ese personaje ni siquiera es tocado en la propaganda con la que se entretienen todos en estos momentos.

La pregunta no contiene nombres, fechas ni acusaciones concretas, mucho menos posibles sanciones, pero es el nuevo juguete del aparato gubernamental y partidista para mantener vivo el activismo y sobre todo, la narrativa oficial que en este tema se mantiene permanentemente viendo el futuro con la nuca.

Si la misma atención y esfuerzo que hoy se dedican a estas tareas, se hubiera puesto en el abordaje de la pandemia desde su inicio, o el diseño y operación de una política de seguridad efectiva, cientos de miles de mexicanos quizás hoy seguirían vivos.

En el tema del coronavirus, como en otros, se miente con la verdad. Se asegura desde el oficialismo que el 40 por ciento de la población mexicana ha sido vacunada, lo que equivaldría a más de 50 millones de mexicanos, pero en realidad solo el 16 por ciento de la población ha recibido el esquema completo de vacunación y el 28 por ciento ha recibido al menos la primera dosis.

Pero resulta que hay 36 millones de niños y jóvenes (entre 12 y 18 años) que no han sido vacunados y que son vehículos de transmisión activos, algo que tiene relación con el repunte de los contagios que ya se conoce como la tercera ola.

La Secretaría de Salud federal reconoce hasta ayer 235 mil 277 muertes por Covid19 y la cifra de contagios ha rebasado los 2.6 millones. Con más de 11 mil casos ayer, se alcanzó un nuevo récord desde que arrancó la tercera ola -hace tres semanas, según López Gatell- y fallecieron 219 personas.

Las cifras, incluso las oficiales, son desalentadoras.

Y en el tema de la seguridad pública no hay mucho que la espantada lectora, el tembloroso lector no se enteren cada vez que escuchan un noticiero o leen cualquier medio: ejecuciones sumarias, tiroteos, cuerpos desmembrados, descabezados, colgados, desaparecidos, secuestros, levantones, asaltos ocupan los titulares de las noticias diariamente.

No hay estado en el país que escape a esta realidad.

Estos dos temas, salud y seguridad motivaron ayer una nueva alerta por parte del gobierno de Estados Unidos, que recomendó a sus ciudadanos reconsiderar sus planes de viaje a México, especialmente a los estados de Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Tamaulipas, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Sonora y Zacatecas debido a los altos índices de delitos que allí se registran, secuestros incluidos.

Esta lista coincide con un análisis del Pentágono, la sede del Departamento de Defensa de EEUU que recientemente reveló que al menos dos terceras partes del territorio nacional en México contaba con presencia del crimen organizado y en algunas regiones éste ejerce el control sobre dicho territorio.

¿Qué hace el gobierno mexicano, y particularmente el primer mandatario, el jefe de Estado, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas frente a esta realidad?

Por las propias cifras oficiales, diríase que no mucho.

Su atención parece estar puesta en la recuperación de las alcaldías perdidas en la Ciudad de México y para ello destituyó al coordinador nacional de los programas federales del Bienestar, Gabriel García; envió al senador Martí Batres como secretario de Gobierno de Claudia Sheinbaum y seguramente anunciará más cambios próximamente.

La ingenua lectora, el despistado lector no se tragarán el cuento de que fue la jefa del gobierno capitalino quien decidió el cambio de su secretario, ¿verdad?

Claudia y Martí son viejos conocidos, compañeros de lucha desde la legendaria huelga del CEU en la UNAM en 1986, y algunos interpretaron este movimiento como uno encaminado por dos vías: de un lado trabajar para recuperar el terreno perdido en la capital; del otro, presentarle un frente más cohesionado desde la izquierda a las intenciones presidenciales de Marcelo Ebrard, que por cierto viene del PRI.

El dato no es menospreciable, porque perfila desde ya el reagrupamiento de las distintas tribus en Morena, frente al banderazo de salida dado por el propio presidente de la República para la sucesión 2024, que parece lejana pero ya está a la vuelta de la esquina.

Para mantener encendida la vela del activismo, aceitada la maquinaria propagandística y vigente la narrativa de ajuste de cuentas con el pasado, paralelamente se trabaja en la organización de la consulta para enjuiciar a los ex presidentes.

Una consulta tan difusa como rara, pues el propio presidente ha dicho que votará en contra, pero todo el partido y sus adláteres están concentrados en el activismo para promover el voto a favor de ese juicio.

Para que tal consulta sea vinculante, es decir, que se traduzca en acciones legales debe convocar al 40 por ciento de la lista nominal, es decir, unos 37.4 millones de electores.

Algunos estudiosos de este ejercicio sostienen que aun cuando se alcance o rebase esa cifra, por la laxitud de la pregunta, por la prescripción de algunos delitos y por otros vericuetos legales, la consulta no tendrá más efectos que los propagandísticos.

El ahínco con el que se promueve la consulta tiene que ver con que esta vez el presidente y su partido no compiten contra otro adversario porque no hay quién orgánicamente esté promoviendo el ‘no’. Compiten contra sí mismos y están obligados a movilizar a sus bases para probar que son capaces de convocar a las urnas a 40 millones de mexicanos.

Si no lo consiguen, se habrán auto infligido una derrota que puede sentar un mal precedente rumbo al siguiente episodio de esta trama: la consulta sobre la revocación del mandato al presidente, que se llevará a cabo el año próximo y en la que ahí sí veremos a la oposición promoviendo el voto anti AMLO.

El presidente mientras tanto, está confiado y presume contar con el apoyo del 72% de los mexicanos que, por lo visto nos motiva más contar votos que muertos.

En fin…

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Continue Reading

Siguenos en Twitter

Trending